jueves, 18 de mayo de 2017

Brevedades pavorosas

de variopintas victorias barridas a voz en grito por gorguces que enarbolan venerables bravoneles, desterradas de los campos de batucadas festivas y arrumbadas a ringleras de desórdenes sin dientes, se aferran de los valientes que no descartan auparlas a lo más alto de torres ya de marfil ya de argente ni devolver qué merecen tan pequeñas nimiedades que aun en su parvedad sienten vaporosas ilusiones de ser tenidas por grandes y llevadas a los hombros de quienes las envanecen.